Regimiento

Este poema lo escribí para un concurso militar en el que nunca llegué a participar. Debía versar sobre las relaciones entre el ejército y la sociedad.
Le dí muchas vueltas al tema y, la verdad, no creo que el resultado fuera lo que ellos esperaban. Probablemente querían una especie de loa a los soldados que realizan misiones humanitarias, o una reflexión sobre la necesidad de concienciar a la ciudadanía sobre nuestro derecho y deber de defender la nación.
Nunca fui a una misión y no creo en la obligación de matarse por conceptos abstractos y volubles. Acabé por no intentarlo, pero escribí el poema para mí. Lo hice con la única relación que sentí como propia: todo el mundo es soldado de su propia causa, nuestra batalla con la vida es el lugar común que nos une indisolublemente al resto de la humanidad.


Ví un ejército invisible y clandestino

refugiado bajo el alma de los hombres.

Invencible, ácrata titánico,

ignota turba de tristes soldados.


Tras la frágil armadura guerrilleros

por cruzadas personales encorvados,

en los pliegues del camino recorrido

caballeros templarios.


Como esfinges, ciegos somos, peregrinos

moribundos, de quimeras prisioneros,

impasibles cada día nos cruzamos

pero somos, sin saberlo, compañeros.

0 Comments: