Goth-O-Matic: Sé un poeta atormentado

Curioseando por ahí en busca de generadores de poemas (a los que dedicaré un post más detallado y "serio" en el futuro) topé con The Goth-O-Matic Poetry Generator, herramienta que, mediante un avanzadísimo algoritmo, elabora un poema gótico-siniestro con una de las siguientes temáticas (traducción libre al estilo toro sentado):

  • Horror y violencia sobrenatural
  • Sentir lástima por uno mismo
  • Amor eterno vampírico
  • El negro abismo del odio a los justos (o algo así)

Siguiendo la línea de pensamiento de días atrás, opté, naturalmente, por la autocompasión:



Alone in Darkness

the night falls in a heavy, suffocating cloak, lost are we.
the understanding for which you sacrifice yourself
flares once, then dies,
crushed by madness.
all hope must not endure.

your heart desires no more.
how could you not understand?
lost souls surround us, crying,
we are fallen.


La parodia es una de las mejores maneras ser consciente de los riesgos a los que se expone quien aborda la creación literaria llamada "de género": fantasía y ciencia-ficción, novela negra y romántica. Obras que generan una legión de fan-fiction, sometidas a un canon estricto que pocos quieren o pueden superar y, seamos sinceros, con los que la mayoría de los lectores nos sentimos muy cómodos.

Es obvio que todo género tendrá unas características comunes que lo identifiquen y unos clichés, repetidos hasta la saciedad por cada nueva generación de noveles, rotos sólo por unos pocos revolucionarios que darán comienzo a un nuevo ciclo.

No seré yo, con 1 giga de Black Metal y Los misterios de Udolfo en mi haber, fan de Tim Burton, lectora de Sandman y jugadora del Vampiro, repito, no seré yo la que critique el goticismo. Pero si hay algo que dificulta y fosiliza este tipo de creaciones, que las hace ser tan "parodiables", es su sometimiento absoluto a la imagen.

Me explico: Visto desde mi posición intermedia de simpatizante no especializada y analizado como movimiento social, el siniestro se diferencia de otras subculturas urbanas, como los punks de los que derivan, en que no nace de una ideología o una concepción del mundo deformada con los años, posteriormente convertida en moda... El gótico es moda; herederos del romanticismo, gente que ha hecho de un conjunto muy concreto de gustos y aficiones una forma de vida (y, en ese sentido, muy cercanos al frikismo) o un simple look que exhibir. Como el viejo rockero, ya sea bajo un sol de justicia o haciendo senderismo, el siniestro hace valer el lema cyberpunk

La estética lo es todo.

Y esa estética no ha cambiado en un siglo. ¿Dónde están los nuevos Baudelaire y Rimbaud? ¿dónde los herederos de Alejandra Pizarnik? ¿Es la narrativa el último reducto literario de los malditos?
Cuando Anne Rice es lo único que queda, el exhausto decadentismo hace honor a su nombre.

0 Comments: