Astérix según los romanos

No era fácil la vida en las guarniciones romanas
de Babaórum, Acuárium, Laudánum y Petibónum.

Cercados por la aldea irreductible,
rendida su instrucción y adiestramiento
a un líquido secreto, el decurión
pasaba imaginaria de cuestiones.

¿Cómo siervos de Marte en un anciano
confiaban toda suerte, que -inútil rapto-
bien otra hubiera sido con su gladius
y sin la avaricia de los centuriones?

¿Por qué no estaba en armas toda Galia
con poción mágica y, solo compartida
con un pariente al norte del canal
y una reina al sureste del estrecho,
en vez de rebelarse, resistían?

Ninguna frágil hueste de expatriados
a alzar su empalizada emprendió el viaje.
Llenaban los mercados, celebraban
honores a los dioses y a la tierra.
luchaban por sestercios, como todos,
odiando y acogiéndose al imperio.
Nadie quería ayuda, nadie la daba.

La Galia fue entregada y no vencida,
silbaba el decurión, mientras el cielo
caía, gota a gota, en sus cabezas.





Buena parte de mi infancia transcurrió en la biblioteca infantil de la casa de la cultura Ibaigane, en el municipio de Basauri, donde descubrí las aventuras de Astérix, Lucky Luke y Gabai. Todas las semanas acudía religiosamente al quiosco de la plaza y, por quince pesetas, te cambiaban un ejemplar de Mortadelo, Superlópez o los 4 fantásticos por otro de la misma colección.

Los cómics fueron una parte fundamental de mi niñez que dejé abandonada durante muchos años por otras lecturas más "serias" y que he retomado a raíz de la unificación de bibliotecas con mi pareja. Entre su colección se encuentran seis tomos de Astérix, a razón de cuatro historietas por tomo, y varias publicaciones posteriores. Si a esto le añadimos que, con la excusa de tener dibujos para mi hija, he descargado todas sus adaptaciones animadas, comprenderán que ando un tanto obsesionada con el pequeño galo.

La idea para el poema me vino de forma curiosa durante el mini blogs&gofio del pasado miércoles. Contaba Daniel Bellón que un tipo (no recuerdo el nombre) había escrito la historia de El Señor de los Anillos desde la perspectiva de los esbirros del amigo Sauron. Mi cabecita llena de romanos empezó a clamar las múltiples incongruencias de Goscinny en pro de la continuidad humorística. Porque, vamos a ver, ¿no habría sido coser y cantar rebanarle el cuello a Panoramix?, ¿qué clase de sentimiento patrio tenían los galos, incapaces de proveer de poción a sus vecinos conquistados?

-Bueno, pero aparte del alcantarillado, la sanidad, la enseñanza, el vino, el orden público, la irrigación, las carreteras y los baños públicos, ¿qué han hecho los romanos por nosotros?
-Nos han dado la paz
-¿La PAZ? Que te folle un pez

La vida de Brian

Monty Python


Tal vez no había nadie a quien liberar en un país dividido y romanizado.

Aprovecho también esta entrada para reseñar dos páginas que han profundizado mi arrebato de añoranza comiquera:

El blog de Astérix el Galo.

Tiene como ventaja frente a su web oficial, llena de jueguitos y navegación un tanto enrevesada, una perspectiva más personal, de auténtico fan, y la inclusión de material escaneado de los libros originales. Su autor administra además otro blog dedicado a Lucky Luke y una pequeña pero interesantísima lista de enlaces de visita obligada.

El maravilloso mundo de los tebeos

Una de las pocas alegrías que me llevo de los premios 20 blogs y mi voto en cultura. Para nostálgicos del TBO, Tope Guai, Mortadelo, la familia Cebolleta, Rompetechos, Zipi y Zape... historieta de manufactura española cien por cien. Pasen y suspiren pensando qué habrá sido de aquellos libretos ultrafinos que guardaban junto a las canicas como oro en paño.


Finalizo con una duda ortográfica que espero alguien me pueda resolver. Según veo en los cómics de Astérix traducidos al español, todos los nombres propios llevan tilde siguiendo la norma española para las palabras llanas.

A mí no me termina de convencer que a una palabra como Acuárium se le aplique la misma regla que a currículum, cuando la segunda está plenamente asimilada e incluso castellanizada (currículo) y la primera es un toponímico latino inventado por un escritor francés. En el caso de los nombres propios (Astérix, Obélix, etc..) me parece aún peor, no sé, como si un inglés cambiara la escritura de mi apellido Aguilera por Agilera para adaptarlo a su fonética.

¿Alguno de los filólogos / traductores que pululan por aquí me echa un cable?

PD: Los comentarios vuelven a estar abiertos.

7 Comments:

MsNice said...

Buenos lunes tenga usted.
Si, tienes razón. Antes se traducían los nombres, pero eso una costumbre que ha cambiado ya no se “naturaliza” el texto de esa forma, pero posiblemente las traducciones de Asterix y Obelix tengan tiempo. Pero bueno, no vamos a discutir por un quítame allá ese acento. Yo también me las leí en su momento – con múltiples visitas a la biblioteca, of course – y me extrañaría no tener los nombres “naturalizados”, ya que forman parte muchas veces de los chistes. Mucho del humor de Goscini parte de situaciones antitéticas o absurdas.

Por cierto, de la cita de la vida de Brian, en Asterix el Galo hay una situación que me la recuerda: en una aldea conquistada, deciden hacer una conducción de agua para desviar el arrollo que pasa por el pueblo, y luego hacer un acueducto porque hace “galo-romano”.

Farándula said...

Gracias por la aclaración Msnice, el tema me traía de cabeza.

La cita que comentas pertenece a "El combate de los jefes". La dice el jefe de la aldea de Serum, llamado Prorromanix, parodia de los que intentan renegar de su origen adquiriendo las costumbres ajenas hasta el absurdo. Dice así:

-¡Por Júpiter y Tutatis! ¡He dicho mil veces que quiero túnicas y pelo corto! ¡Somos galo-romanos!
-¡Pero entra frío por todas partes, jefe!
-¡Bien! ¡Y para empezar, construiremos un acueducto!
-¿Un acueducto? Pero, Prorromanix, jefe. Nosotros no necesitamos un acueducto... el río atraviesa la aldea y nuestros campos...
-¡Pues desviaremos el río! ¡Un acueducto hace ROMANO!


Lo mejor es lo que dice un romano al verlo:

-¡Por Júpiter! ¡Si todos los galos fueran así, nosotros seríamos romano-galos!

kiram said...

Jajaja, que bueno... buenísimo!!! :D
Se me han saltado las lágrimas! :D

Saludos!

kiram said...

Por cierto, te añadí al blogroll :P

Farándula said...

Gracias mil, Kiram. Seguiré tus andanzas por facebook y el blog.

Por cierto, el sábado III Jornadas del cómic en el museo Néstor: superheróes, humor gráfico y otakus todos a una, de ahí no puede salir nada bueno xD

hombreperplejo said...

Durante mi infancia siempre fueron Astérix, Obélix e Ideafix. Cuál no fue mi perpejidad cuando les oí llamarse en un film de animación Asterisc, Obelisc e Ideafitx. (!)

Muy sugerente esta visión de los galos desde el punto de vista romano. Una idea potencialmente extrapolable. Me pregunto, por ejemplo, si algún valiente se atrevería a contar un amanecer de los muertos desde el punto de vista de los zombies.

Farándula said...

Hola Hombreperplejo, gracias por pasar.

A mí también me llamó la atención oír a Gerard Depardieu llamando a los galos en aguda.

Sobre lo de los zombies... pues no me extrañaría que alguien ya lo hubiera hecho, yo es que del tema he visto algo de Romero y poco más. Consultaré a algún experto a ver que me dice.