Librerías, redes sociales, catalogadores y comunidades de lectores

Muchas cosas para un sólo post, en realidad no es más que la síntesis del pequeño recorrido a un servicio, Anobii, que va camino de convertirse en mi favorito del ramo.

Todo comenzó en junio de este año, a través del hilo de redes sociales sobre libros en el foro de bookcrossing España donde era recomendado por varios usuarios como complemento a las estanterías virtuales de BC. En su momento, tras echar un breve vistazo al sitio decidí no registrarme, por el mismo motivo que había deshechado otros tan prestigiosos como Librarything (que además cobra, cosa ridícula, a partir de los 200 libros, como si un libro fuera una foto de 8 megas) o Goodreads: en los tres casos la interfaz estaba en inglés. Como curiosidad decir que estas son las dos únicas redes de libros disponibles en friendfeed, pese a su tan difundida ampliación de feeds orientados por idioma.

(Aclaración: Librarything ya está disponible en español)

Esto es algo que, si en general me molesta pero llevo con resignación (como con los servicios de google, donde las novedades deben aguardar largo tiempo hasta su traducción), en el caso de los libros aplico tolerancia cero. No por una cuestión de hispanismo beligerante o simple comodidad en la utilización del sitio, que también, sino porque parece lógico suponer que, con un número de usuarios mayoritariamente angloparlantes, el catálogo de libros en español con ficha ya creada sea ínfimo. No entiendo por qué las únicas fuentes para obtener los datos de las obras son las fichas creadas por los propios usuarios o la importación desde el cacareado Amazon (que dicen se implantará en España un día de estos), pasando olímpicamente de webs claramente dirigidas al mercado hispano como la Casa del Libro, Iberlibro (perteneciente a abebooks, recientemente absorbido por el gigante americano) o Uniliber.

Todos estos motivos me llevaron a probar con librofilia, una red social española en fase beta que tenía buena pinta. Estuve trasteando algún tiempo con ella, pero resultó demasiado social para mi gusto: listas, puntuaciones, karma por escribir críticas y reseñas, foros, etc... le faltaba algo que considero fundamental: un buen sistema de catalogación en el que introducir, reseñar y criticar aquello que uno realmente se ha leído (un libro, portada, edición, maquetación y traducción concretas).

Pero volvamos al tema; el otro día decidí pasarme nuevamente por Anobii (curioso el origen del nombre) y, para mi sorpresa, estaba traducido al español y había mejorado de forma espectacular. No voy a hacer un análisis profundo de sus funcionalidades porque llevaría demasiado tiempo, pero enumero a continuación buena parte de ellas:

Herramientas de catalogación:

La introducción de libros se realiza generalmente a través del ISBN o añadiéndolos directamente desde otras estanterías pero, y aquí viene lo mejor, podemos importar nuestra estantería desde otros servicios o desde un archivo de datos (csv y similares). Si el libro no está en la base de datos podemos crear una ficha nueva, pero con la mayor parte esto no ha sido necesario. Para evitar registros duplicados existe la opción de sugerir versiones del mismo libro, de tal forma que una obra que sea sustancialmente idéntica a otra (como la edición de bolsillo de un libro en tapa dura) estará reseñada en la misma ficha con su ISBN correspondiente y se contará como un sólo ejemplar a efectos de número de lectores.

Exportación: a archivo de Excel, CSV o HTML.

Etiquetado: El sistema etiqueta de forma automática los libros por autores, estado de lectura, idioma, privacidad y disponibilidad para venta o intercambio. Podemos añadirles las etiquetas personalizadas que queramos.

Estados de lectura: Utilísima función que clasifica los libros por el orden cronológico que hayamos establecido en finalizados, sin finalizar, sin empezar, abandonados, en curso y de referencia (esta última es muy práctica para diccionarios, ensayos técnicos o libros de texto).

Préstamos: Los que hacemos y los que nos hacen, podemos determinar fecha tope y enviar un aviso automáticamente por e-mail cuando esta se aproxime. Ideal para caraduras y olvidadizos.

Búsquedas: Además de la búsqueda global, cada estantería y lista de deseos tiene su propia caja de búsqueda. También puedes incluirla en el navegador (explorer y firefox).



Herramientas sociales:

Grupos: Similar a los grupos de otras herramientas sociales. Cualquiera puede crear un grupo e invitar a miembros a unirse. Con foro y colección de libros propios muy sencillos de agregar. De momento estoy apuntada a Poesía en castellano y Bookcrossing España

Privacidad: Ya no tienes que preocuparte de que tus amigos gafapasta descubran tu colección de las obras completas de Corín Tellado, puedes establecer cada libro como público o privado. También puedes modificar las preferencias de visualización en tu estantería pública y elegir mostrar u ocultar el historial de navegación. Resulta también muy útil la opción de añadir notas privadas (diferentes a las opiniones o comentarios) sobre tus libros.

Amigos y vecinos: Aún no he explorado esta opción (sociópata que es una), los amigos se añaden mediante los contactos del e-mail, manualmente o subiendo un archivo csv. Según las preguntas frecuentes

Amigos, son personas que conoces. Vecinos, son personas desconocidas aunque te gustaría seguir su rastro de actualizaciones.

Sindicación y alertas por e-mail: Esto es de traca. Que aún existan webs de actualización frecuente funcionando a golpe de listas de correo no tiene perdón de dios.

Comentarios y votaciones: Con un muy buen planteamiento, en lugar de solicitar opiniones sobre los libros desde una ficha centralizada, cada usuario añade los comentarios desde su propia estantería, que a su vez pueden ser votados y contestados por otros sin salir de la misma (al estilo de un blog). Si acudimos a la ficha genérica de la obra veremos recopilados todos los comentarios de los usuarios que la tengan, ordenados en función del número de votos que hayan recibido.
Cada estantería dispone además de una caja de comentarios (una especie de libro de visitas).

Compatibilidad: En cada estantería que visitas puedes ver el porcentaje de compatibilidad con el usuario en cuestión en base a un criterio configurable (coincidencias de los libros que has valorado con más de tres estrellas, por ejemplo). En la sección vecinos se ven los usuarios más compatibles, los más populares (supongo que medido en función del número de vecinos) y los nuevos.

Lista de deseos, venta e intercambio: Para cada libro se puede establecer la opción de venta por el precio que queramos o a coste cero si buscamos simplemente un intercambio. Esto se verá reflejado en la ficha del libro, donde figuran las opciones de compra, tanto de Amazon como de los usuarios de Anobii. Lo mejor de todo es el filtro que compara los libros en venta con nuestra lista de deseos y nos devuelve las coincidencias. Como curiosidad: yo tengo Papá Puerco de Terry Pratchett en mi lista y al activar el filtro me remite a un usuario que vende la versión inglesa del libro, indicando que yo no tengo disponible ninguna obra de su interés. También incluye un formulario de contacto para proponer un intercambio. Desde luego eficiente es.

Díselo a un amigo: Enviar una recomendación por e-mail o elegir a un amigo de tu lista. Esta última opción tiene la ventaja de indicarte si esa persona es tu vecino o ya tiene el libro para que no envíes sugerencias innecesarias.

Comentar en el blog: Para los que tiene blogs de crítica literaria es una herramienta muy interesante. Te da directamente el código para insertar la portada en tu blog con el enlace correspondiente a la ficha, ahorrando búsquedas de imágenes y escaneos. Estaría mejor aún si el código incluyera la sinopsis.

Widget para tu blog: Muy personalizable, con una guía sobre como modificar el código para adaptarla a tu gusto.

Ah, se me olvidaba: no tienen publicidad, salvo la indirecta en concepto de opciones de compra en Amazon, en cuyo caso puede considerarse más un valor añadido que otra cosa (¿de qué vivirá esta gente?)

Lo que cambiaría:

-La ayuda (la española, no he mirado la inglesa) es muy incompleta teniendo en cuenta la gran cantidad de opciones que ofrece el servicio. La información en general es muy dispersa, o al menos a mí me da esa sensación.

-Listas de libros mejor y peor valorados por los usuarios, los más comentados, sublistas por género, autores más populares... listas, listas, listas.

-El mapa de la sección explorar (donde se supone te sugiere libros y librerías cercanos al punto geográfico que indiques) se empeña en situarme en medio del océano atlántico por más que muevo el ítem a Las Palmas, no sé si será cosa de google maps.

-Las portadas varían mucho en calidad de la imagen, tamaño y con frecuencia no coinciden con la del ejemplar que tengo en la mano (pese a ser el mismo ISBN). Tal vez no vendrían mal unos requisitos estándares para el archivo a subir (tamaño, peso y resolución) aunque fuera en detrimento de la cantidad, así como la opción de añadir más de una portada.

-Una tienda global de usuarios donde, de un vistazo, poder consultar todos los libros disponibles para venta e intercambio, con su correspondiente buscador. Vamos, un zas, en toda la boca al ebay.

En definitiva, que lo recomiendo a todo el mundo (y que ya me podrían dar un sueldito por la publicidad, ni post patrocinado ni niño muerto). Si te apetece visita mi estantería.

1 Comment:

JoSeK said...

Muy buena pinta, ya me estoy registrando a ver que tal :)