Meme: Seis filias y fobias

La verdad es que meme es un concepto que nunca he terminado de comprender del todo. Cuando uno lee su definición en la wikipedia, pareciera que habláramos de una cosa muy sesuda relacionada con la transmisión cultural. En la práctica blogosférica, sin embargo, no consigo distinguirlo de las cadenas de correos o los temas de moda del momento (un nuevo servicio, el aniversario de feluquito, la buena causa o denuncia política que corresponda).

Todo esto viene a cuento de la solicitud de Aisling para participar en uno, petición que, viniendo de una casa con tanta solera y con lista incluida, no he podido rechazar.

La dinámica básicamente consiste en

1. Vincular a la persona que lo escogió a uno y pegar las reglas en el blog.

2. Reglas

    Comparte seis cosas que te gustan y seis cosas que no te gustan.

    Escoge a seis personas para que hagan esta tarea y pon vínculos a sus respectivas páginas.

    Diles que han sido elegidos para hacer esto, escribiéndoles un comentario.

Como soy una bocazas irredenta, en las fobias me he explayado a gusto. El orden de ambas listas es aleatorio, no implica preferencias de unas sobre otras.

Filias

1-Informática:

Cuando llegué a COU por la opción científico-tecnológica lo hice con la sana intención de estudiar informática. En parte porque en aquel momento era la carrera con más salidas (santa inocencia la de entonces) y se me daban bien las matemáticas, en parte por nostalgia de las muchas horas pasadas con mi hermano trasteando con el qbasic en nuestro (su) primer ordenador. Una tardía llamada vocacional me llevó de cabeza a las humanidades, pero el gusanillo siempre quedó ahí.

2-Leer y escribir: 

Nunca he dejado, en una u otra forma, de sentir estas pasiones y, en las épocas difíciles, de mayor abandono, el sentimiento de culpa ha sido atroz. Es una relación compleja pero, como decía Lope, quien lo probó lo sabe.

3-Lingüística:

Mi vocación filológica, contra lo que pudiera parecer, vino dada por el lenguaje, no por la literatura. Si algún día retomo la carrera de verdad (no los tanteos ocasionales que hago ahora), me gustaría poder dedicarme a la investigación de los sistemas de reconocimiento de voz y la síntesis del lenguaje (que da para morirme diez veces y no acabarla).

4-Cocinar:

Tuve la suerte o la desgracia de que en mi casa nunca me obligaron (ni enseñaron) a cocinar. A los 18 años me independicé y no sabía ni freír un huevo. Como adoro comer, la fase de pizzas-bocadillos-espaguetis acabó derivando inevitablemente en el aprendizaje de algunas recetas. Hoy en día me manejo bastante bien en la cocina y, sorprendentemente, disfruto con ello.

5-Música:

Este año por fin he dado el primer paso para tachar uno de los ítems de mi bucket list: aprender a tocar un instrumento. Estoy tomando dos horitas semanales de piano y lenguaje musical en la escuela municipal. Teóricamente, de aquí a cinco años debería haber aprendido lo suficiente para fardar un poco. De momento estoy encantada con la experiencia.

6-Fumar y beber (véase mi avatar):

Pues sí, soy así de mala gente.

Fobias

1-Los vendedores de crecepelo del siglo XXI:

Son legión y los hay de todo tipo. Desde el clásico teletienda, el Íker Jiménez de turno, los libros sobre como ser feliz o hacerse millonario y, sobre todo, los llamados "gurús de la productividad". No me refiero tanto a esos de la "cancamusa 2.0" que decía Fuckowski (en un post que ha desaparecido de su web no sé muy bien por qué, enlazo a la polémica con Gonzo), aunque con inquietantes similitudes.

Charlatanes que largan memeces revestidas de buenrollismo zen, obviedades sobre organización dignos de las técnicas de estudio que aprendí en primaria, apropiamiento y perversión del pensamiento ajeno, presentando como revolucionario algo que se sabe hace mil años y, de paso, intento nada sutil de colarte veganismo y refritos espirituales como parte fundamental del "secreto de su éxito" (opciones personales contra las que nada tengo, pero misteriosamente siempre parecen darse de forma conjunta en esta gente, como si hubiera una especie de "manual del buen gurú" de obligado cumplimiento). Después llega la fase de opinar sobre cualquier cosa, en su condición de "expertos" (¿no les recuerdan a los tertulianos de la tele?) y ahí ya me sacan de quicio directamente. No aportan nada nuevo y, si se trata simplemente de recopilar buenos consejos, ya podrían ahorrarse toda la parafernalia metafísica.

2-Las religiones: He llegado a un acuerdo con Dios, el no entra en mi casa y yo no entro en la suya

Dicen que el ateísmo no es más que una nueva forma de religión... pero no veo que se inculque en el colegio, ni en la familia, ni que obliguen a las niñas a ir dos veces por semana a estudiar teorías sobre teteras para vestirse de mininovia. Es una convicción, acertada o no, a la que llegué por mí misma cuando empecé a tener cierto uso de razón, intuiciones que mis posteriores lecturas llenaron de argumentos para debates filosóficos que ya no me apetece tener.

Lo que me revienta es cuando ese debate de carácter puramente intelectual infecta el mundo real: la política, la educación, la libertad de expresión... incluso el derecho a la salud y la vida (negativa a usar condón, asistencia médica, transfusiones de sangre), cuando pretenden hacerse con el monopolio de los valores morales. A los "ministros" religiosos se les olvida con demasiada frecuencia que son meros difusores de sus creencias y no los representantes políticos de sus feligreses, de ideologías que a buen seguro difieren entre sí (¿o es que no hay católicos laicistas, procontrol de natalidad, homosexuales, divorciados...? ¿acaso no hubo un sólo musulmán al que le importara un pimiento las caricaturas de Mahoma? ¿no existen hinduistas enemigos de la división por castas?...) Creo sinceramente que, mientras la religión siga gobernando más allá de lo privado, no habrá progreso. Que cada palo aguante su vela.

3-Trabajar:

Me estoy refiriendo a un tipo de trabajo muy concreto llamado empleo remunerado, y su sobrevaloración como fuente de bienestar social hasta el punto de considerarlo, no sólo un derecho, sino un deber.

Es mentira que el empleo implique bienestar (ahí están los datos de muchos trabajadores precarios que ni siquiera pueden permitirse un techo, o las estadísticas sobre insatisfacción laboral) y es mentira que el trabajo dignifica (a partir minuto 2). El empleo te da de comer y gracias; algunos afortunados viven de lo que les gusta, pero son los menos.

¿Y qué pasa si lo que tú quieres hacer, lo que te satisface, lo que te da auténtico bienestar personal, no puedes o no quieres encontrarlo en un empleo? Si prefieres dedicar tu tiempo, aún a costa de vivir con unos ingresos mínimos para subsistir, a colaborar en una ONG, estar con tu familia, aprender, crear o patear el mundo con mochila... entonces eres un vago, un parásito social, un vividor. Porque, según la ley, esto ni es trabajo ni contribuye a mejorar la sociedad (salvo que te paguen, con pequeño porcentaje a cuenta del estado, por hacer exactamente lo mismo). Por eso estoy a favor de la instauración de la renta básica como derecho inalienable de todo ciudadano. (Hasta que esto llegue, si hay algún empresario por ahí necesitado de trabajadores insatisfechos, acepto ofertas. Y si cuela, cuela)

4-La cantidad de cosas elementales que nunca supe hacer:

Me refiero a esas que uno aprende de niño, de forma casi natural: bailar, patinar, girar un trompo o un hula-hop, hacer el pino. A duras penas me desplazo en el agua (¡y vivo en una isla!)

5-El feminismo considerado como lucha de clases:

No nos confundamos, existen una serie de problemas que son exclusivos de la mujer como tal y otros que, aunque afectan a todos, inciden especialmente en esta. Ser mujer es equivalente a ser joven o homosexual; situaciones que, sin afectar a la capacidad del individuo, sí merman la percepción que los demás tienen de la misma (p.ej: si eres mujer seguro que conduces mal, aunque no exista ni una sóla estadística o prueba genética que confirme esta creencia. Si eres gay debes ser un tío muy cool y sensible, etc...) Cada contexto se enfrenta a unos prejuicios sociales y particularidades que requieren de políticas específicas para solventarlas. Lo que critico, lo que no me trago, es que llegue una tipa con la que sólo tengo en común la destrucción periódica de un óvulo y largue cosas como las mujeres estamos en contra de la violencia o somos más intuitivas... ¡sí señora!, ¡con dos ovarios!. ¿Tú me has preguntado a mí lo que opino? ¿Es que nos comunicamos por telepatía y no me he enterado?. En las conversaciones casuales de grupos mixtos ya es la repanocha

(Situación hipotética: una chica a la que me acaban de presentar, discutiendo con un chico, se gira hacia mí y dice)
-Tú seguro que me entiendes, jiji (guiño cómplice, codazo metafórico, se encara al chico), cómo sois los hombres...

6-La gente:
No hay necesidad del fuego, el infierno son los otros.

Entiéndase aquí en el mismo sentido que lo usaba Ortega y Gasset. Me encanta tratar con las personas, los individuos (no con todos claro), de igual a igual. Discutir, pasear, beber, jugar... pero no soporto a esos mismos individuos reunidos, actuando como grupo, como sociedad, como "gente", es algo que me supera. No voy a entrar ahora a rebatir todas las objeciones que se le pueden poner a esta afirmación (sí, ya sé que la sociedad la forman las personas, que no es un alien venido de más allá del espacio para imponer su tiranía). Simplemente, no me gusta.


Si después del testamento aún tienes ganas de más, dejo aquí los enlaces a los seleccionados para continuar con el meme, pendiente aún de hacerles la propuesta. Es gente con la que tengo cierto trato en la blogosfera o simplemente sigo sus blogs con asiduidad:

1-Alguno de los Cinco Reyes
2-Msnice de Amapolas Infernales
3-Josek
4-Juan Mata de Discreto Lector
5-El Camarada Bakunin de Halón Disparado (no lo he tratado ni por comentarios, pero con la mala leche que se gasta me encantaría leer su lista)
6-El hombre perplejo

¡Qué terapéutico es esto xD! Hala, ya tenemos discusión para rato.

10 Comments:

erGuiri said...

No entendí lo de "gente". Te refieres a salir a la calle y que haya mucha gente? A la guagua llena?

O es otra cosa? Por ejemplo considerar 'toda' la gente como un único ser?

Santo said...

Ey, he llegado aquí de rebote desde Halón Disparado. Sinceramente, no creo yo que el Camarada retome la meme; no suelen aparecer muchas por allí. :P Pero suerte, oye.

Veo que tienes un wiki de poesía (y algún que otro premio)... Voy a ratonear un poco a ver qué encuentro. :)

Camarada Bakunin said...

Hay cosas que un onvre no tolera. Y una de ellas es que en un comentario en un blog ajeno se diga que no es capaz de algo... ;)

Vamos, que me ha hecho gracia el meme y que, saltándome mis propios principios que para eso son míos y me los follo cuando quiero, contestaré a tamaña provocación.

Santo said...

Era todo un malvado plan para que hicieras la meme. ¡Mwahahahahaha! :P

(A ver a qué le tiene fobia el Caramada...).

Farándula said...

Guiri:

No, no soy agorafóbica si estás pensando en eso...

Por ponerte un ejemplo: cuando ves el exitazo de determinados tonos para móviles con ositos cantores ¿nunca piensas eso de "la gente es gilipollas"? ¿o cuándo una persona generalmente cabal se transforma al ver un partido de fútbol? Esa es la "gente" a la que me refiero, personas que, al reunirse, modifican su comportamiento de forma inexplicable (generalmente a peor), adaptándolo al de la masa, generando un nuevo supraindividuo que no responde a las características de ninguno de sus componentes.

Santo:

Gracias por la ayudita, jeje. Ratonea, ratonea...

Camarada Bakunin:

¡Gracias por participar! Tengo yo también curiosidad por ver esas fobias.

La verdad es que yo no soy muy amiga de hablar de algo porque sí, pero tratándose de despotricar la cosa siempre es tentadora.

Por cierto, me encanta Halón Disparado, no veas lo que me hacéis reír...

OT: yo diría que el mejor libro de Terry Pratchett es Hombres de armas aunque sólo sea por la teoría botas sobre la justicia social del Capitán Vimes (también es verdad que no he leído Tiempos interesantes).

(!) hombre perplejo said...

Cojo el testigo. A ver qué sale... Gracias por pensar perplejamente en mí !)

planseldon said...

Me ha gustado, y eso que una de mis mayores fobias son los memes xD
En las filias nos parecemos, comparto todas.
Especialmente me ha alegrado el punto 6. Es reconfortante encontrar a alguien que no tiene lavado el cerebro por el moralismo prohibicionista.

En cuanto al trabajo remunerado, yo soy de la opinión de que lo mejor es trabajar en algo que no te fastidie demasiado, pero no en lo que de verdad te gusta, pues eso, lo mejor es hacerlo con total libertad, y todo asalariado es un esclavo. Yo nunca podría disfrutar de las cosas que hago si me pagasen por ello, pues dejaría de sentirme libre al hacerlas.

JoSeK said...

Leí tu post el otro día, pero muy por encima, me lo he dejado marcado como sin leer para leermelo más despacio y luego seguir el Meme en mi blog.

El Meme me parece muy interesante :D

JoSeK said...

Ahora que lo he podido leer con calma solo puedo decirte que...¡excelente post! Me he reído con alguna de tus fobias, y no por mal, si no por tu excelente forma de comentarlas. Coincido contigo en que yo también dejé de aprender muchas "cosas elementales", es lo que tiene ser un friki desde pequeñito, que aprendes antes las leyes de la robótica que a hacer el pino (la última vez que lo intenté, me partí la crisma...ainnns...)

JoSeK said...

Buuufff...me ha costado terminar la entrada, pero al final salió :)