Los premios que no he ganado

Aunque ya se sabe que mal de muchos, consuelo de tontos, sirva esta lista como recordatorio personal de intentos infructuosos, para no repetir poemas en futuras ediciones y también, por qué no, para que quienes se hallen en una situación similar no se sientan solos en este sinvivir del eterno aspirante.
A algunos me presenté como quien lanza una botella al mar, consciente de que los premiados solían ser escritores de amplio bagaje, en otros la decepción fue mayor, pues creía tener posibilidades.

Incluyo al final de la entrada algunas conclusiones a las que he llegado tras la romería.

Certámenes a los que me he presentado en 2008


  1. I concurso de posts sobre curiosidades y leyendas locales, en el que participé con una leyenda que me contaron durante la instrucción en la Academia de Ingenieros de Hoyo de Manzanares.

  2. Certamen de poesía Palabras Diversas

  3. XVI premio de poesía Manuel Alcántara

  4. XVI premio Alhoja de oro de poesía

  5. VIII premio de poesía de Valdemoro

  6. VIII certamen de relato corto y poesía Pilar Paz Pasamar

  7. X certamen poético "Mollina, color de vino"

  8. XXVIII certamen de poesía con carácter internacional. A este me presente por puro frikismo. Para que se hagan una idea

    ...el premio consistía en
    Investidura de Caballero de la Orden Literaria "Francisco de Quevedo", entrega de pergamino y 900 Euros

    ...y la entrega del mismo
    tendrá lugar en el Convento de Santo Domingo de Villanueva de los Infantes, con ceremonial, uso y costumbres del Siglo XVII.

  9. XXIV premio de poesía Cafetín Croché

  10. II certamen de relato breve sobre vida universitaria de la Universidad de Córdoba. Se concedía un primer premio y nueve áccesit, no recibí ninguno.

  11. IX Certamen literario "Milagros García Blanco". Este certamen es un buen ejemplo de lo que pasa por no leerse bien las bases. El ganador de la categoría de relato ya había sido premiado y editado anteriormente. Las bases, cosa excepcional, lo permitían, pero muchos participantes, ignorando este hecho, montaron un pollo bastante infantiloide en los comentarios del blog de la librería convocante.

  12. II concurso de relatos hiperbreves por SMS de Movistar

  13. Concurso 1 año en 1 post de atrápalo.com

  14. Premios 20 blogs y Bitácoras 2008: estos no son estrictamente literarios, aunque participaba por la categoría de cultura. En el primero Versoblanco quedó en el puesto 40 de la categoría con 3 votos. En el segundo sólo Bitácoras lo sabe.

Conclusiones (o consejos vendo que para mí no tengo)

Esto no es la lotería, por comprar más papeletas o jugar siempre al mismo número no aumentan tus posibilidades. Es como buscar trabajo: puedes pasarte media vida repartiendo currículos indiscriminadamente o puedes reflexionar sobre tu perfil, preparando candidaturas personalizadas para aquellas ofertas que se correspondan a tus objetivos. Infórmate sobre el jurado y los ganadores de ediciones anteriores para conocer su estilo, ajústate a la temática, formato y extensión establecidos.

Por lo que he podido observar en los fallos que publican el poema: Si se indica número mínimo y máximo de versos, agota el máximo. Si el concurso no está orientado a la innovación o los poetas jóvenes, sé clásico, muy clásico.

En los premios de la red medidos por votación popular no vale la pena presentarse, salvo que ya dispongas de una comunidad amplia de seguidores o estés dispuesto a romperte los cuernos en labores promocionales. Por tres razones: spameo indiscriminado, posibilidades muy reducidas y, de ganar (con mérito o sin él), te van a poner a caer de un guindo. Este año no pienso repetir.

No envíes fragmentos o poemas que formen parte de una serie: El jurado no podrá valorar el poema en su verdadera medida, al desconocer el contexto en que se encuadra, y si ganas ya no podrás presentar la obra completa a otros concursos.

Ten una papelería en tu casa: impresora, sobres DIN A4, sobres pequeños, fotocopias del DNI, formularios de correos para envíos certificados y grapadora. Ten siempre a mano un archivo con los datos de la plica actualizados y un modelo para los poemas. Adáptalos e imprímelos específicamente para cada concurso ya que los requisitos varían de uno a otro.

Mantén un registro: usa un archivador para las bases, anota fecha de finalización de plazo, el nombre del poema presentado y grapa la copia del envío. Como alternativa ecológica, servicio de marcadores tipo delicious o un simple archivo de texto (con el riesgo de perder los datos que esto implica).

Envíos por e-mail: Por razones económicas, he decidido presentarme sólo a aquellos certámenes que permitan este tipo de envíos. Esto reduce muchísimo las opciones, ya que la mayoría de los convocantes no suelen aceptarlo (salvo desde el extranjero, y no siempre). He reflexionado bastante sobre los motivos de semejante anacronismo y sólo le veo dos explicaciones:

    La primera y más obvia es que ningún jurado quiere leerse 500 poemas en pantalla. El coste de imprimirlos se dispara, así que delegan esta labor en los participantes. A esto habría que sumarle el probable analfabetismo tecnológico de muchos porque, lo que no es lógico, es desperdiciar un CD (hay quien todavía pide discos de 3 1/2) cada vez que un lumbreras cree necesario tener la versión digital de todos los textos (y la SGAE encantada de la vida).

    La segunda es la imposición de una barrera psicológica: es mucho más fácil (y barato) enviar un e-mail con dos archivos adjuntos que hacer lo mismo por correo ordinario. La participación se dispara y se tiende a creer que esto repercute en la calidad.


Algunos de estos puntos los estoy aplicando, otros son una declaración de intenciones que espero cumplir. Está claro que el mejor consejo es trabajar para lograr una escritura de calidad, pero la calidad es muy subjetiva y no es el único factor que un jurado va a tener en cuenta.

Gastando un poco más de mala leche: si esto no me ha servido para ganar ningún premio, ¿qué fiabilidad tienen mis recomendaciones?. Supongo que la que cada uno quiera darle. En todo caso están invitados a contribuir con sus experiencias particulares en los comentarios.

12 Comments:

iulius said...

Espero que el 2009 te sea mucho más feraz :O), seguro que sí.

planseldon said...

Yo he tenido mucha suerte con los premios. Me he presentado, que yo recuerde 4 veces:

1º Villa de Madrid (creo que se llamaba así): (Con "La Camarera"). No gané. El ganador fue un poeta poco conocido pero que es un especialista en ganar premios literarios, tiene muchísimos, todos poco conocidos pero muy bien dotados económicamente (este al que me presenté yo tenía un premio de 1.000.000 de pesetas creo). En fin, un hombre admirable (tampoco me acuerdo de su nombre, lo siento)

2º Hiperión: Quedé finalista y publicaron mi libro. Lo malo es que no tenía remuneración económica, que en aquellos años me hubiese venido fenomenal (bueno, siempre viene bien, pero entonces más, que estaba en el paro).

3º Loewe. Me presenté hace unos años con un libro nuevo, un aborto que incluía parte de lo que finalmente ha sido Epitafio a Mr. Spock y algunos otros poemas que tengo en plaquettes. Obviamente no gané. ¡Con lo bien dotado que está!

4º Certamen Gerardo Diego (para profesores de Secundaria). Gané con un pequeño poemario, casi todos poemas incluídos posteriormente en Mr. Spock. Prometía la publicación, pero la decepción fue cuando me explicaron que publicaban cada 4 años una antología con los premiados... y a mí me tocó justo el año en que acababan de publicar la anterior. Creo que ya habrá salido la nueva en la que incluyen los míos. En fin, al menos me dieron 600 euros.

Y eso es todo.

La verdad es que ya no creo que me vuelva a presentar nunca más a premios. Me llevo mucho disgusto cuando no gano :P

El hecho de haber publicado en Hiperión mi primer libro me dio la posibilidad de que se me conozca incluso más de lo que me merezco, y ahora que he descubierto la autopublicación ya no veo necesidad de tener a concursar para publicar.

planseldon said...

El 1º ahora que me acuerdo, me parece que no era Villa de Madrid, sino Parque del Retiro, o Feria del Libro, o algo así. No sé, no lo encuentro en internet por más que busco.

planseldon said...

Confirmado: leyendo las bases me acuerdo perfectamente de ellas. Era el Premio de Poesía "Feria del Libro".

Pero no encuentro por ninguna parte quién fue el ganador de 1997. Son curiosos esos premios tan bien dotados y de tan escasa repercusión.

planseldon said...

Hum... buscando, buscando he encontrado este

Juraría que no era ese... ¡vaya lío! A lo mejor es que cambiaron el título del poemario al publicarlo, que a veces pasan. Yo recuerdo que el que ganó leí en la prensa que se titulaba algo así como "Album de recuerdos"...

En fin, perdona por el rollo.

planseldon said...

A ver si ahora sale el enlace:

Premio

Farándula said...

El especialista en premios tal vez sea Manuel Terrín Benavides, que ostenta el récord.

Pues con el historial que tienes deberías presentarte a más, el Hiperión tal vez no de dinero, pero es un premio muy prestigioso. Aunque sí, da mucha rabia no ganar.

Yo no lo veo como una simple cuestión de publicar, sino más bien como un medio de hacerse un nombre (y ganar un dinerillo).

planseldon said...

¡Lo encontré!

Se llama Joaquín Márquez, y el libro era "Libro de familia", estoy seguro. No he logrado encontrar ninguna referencia al premio en cuestión, así que no puedo estar 100% seguro que se tratase del susodicho "Feria del libro" u otro de nombre similar. Lo que si me acuerdo es que la dotación era de un millón de pesetas.

Y, en efecto, tal y como recordaba el poeta en cuestión es una fiera ganando premios literarios, aquí hay incluso una polémica que tuvo con García Martín al respecto.

P.S.: Qué agusto me he quedado. La próxima vez que me pregunten por mis aficiones voy a tener que poner "hacer googlequests" xD

planseldon said...

TACHAAAAN!!!

He aquí la prueba :D

Libro de Famiia VI Premio poesía Feria del Libro de Madrid

Cable Hogue said...

Yo me presento de vez en cuando a concursos, he ganado muy pocos y no guados ni listas ni nada. De hecho, he olvidado, debido a sus nombres muchas veces inverosímiles, la mayoría de los certámenes a los que me he presentado.

Aunque pueden ser fuente de mucha satisfacción, también pueden serlo de mucha frustración, por ello aunque me presente, hago todo lo posible por olvidarme de ellos hasta recibir, si es que alguna vez llega, la llamada del jurado. A veces no lo consigo, para ser sincero.

Al final, voy llegando a la conclusión de que lo importante es escribir y dejar un poco de lado los certámenes, que están bien pero su influencia, muchas veces, hace olvidar la tarea esencial.

Un saludo,
Pablo.

JoSeK said...

Algo importante para ganar un premio literario es presentarse, y presentarse a muchos para ir aprendiendo. Yo este año también he mandado 2/3 relatos a algún concurso de microrrelatos y, como no, me "he comido los mocos", pero al menos me ha servido para forzarme a escribir.

Ahora a seguir teniendo mucho ánimo y perseverancia, que el que la sigue la consigue (o eso dicen :P) ;)

Farándula said...

Planseldon

¡Madre mía! lo tuyo es terquedad de la buena. He leído la polémica que enlazas, resulta curioso, porque yo siempre había pensado que ganar premios literarios era motivo de orgullo y no demérito.

Cable Hogue

Es cierto que a veces se pierde un poco el norte, y es difícil evitar la tentación de vivir pendiente de un fallo, sobre todo cuando se acerca la fecha anunciada (que para colmo rara vez cumplen). Yo creo que va un poco por épocas, unas en las que "se siembra", es decir, se escribe mucho, y otras en las que se busca recoger algún fruto, ya sea en forma de concursos, autopublicación, participación en revistas o lo que sea. Personalmente no soy nada productiva, siempre ando dispersa entre blogs, foros, wikis, lecturas y escritura personal, así que la concentración es mi asignatura pendiente.

Josek

Vale que quien no juega no gana, pero hay que saber ser selectivo y no enviar cualquier cosa a cualquier parte. No es una cuestión de estadística.

Lo de obligarse a escribir es relativo, yo no suelo hacerlo específicamente para un premio, sino que selecciono alguno de los poemas que ya he escrito y se adapte a lo que piden.

A quien le interese:

Pongo un enlace, es probable que ya lo conozcáis, a la web del programa Página 2. Tiene un concurso mensual de microrrelatos (micro de verdad, máximo 25 palabras). Cada mes proponen una temática concreta, el premio es un lote de libros (que no está nada mal para tan poquito que piden) y me parece un buen ejercicio de estilo. Yo he probado a presentar uno, a ver que tal.