Método para hacer poemas

Infalible método extraído de Nueva introducción a la teoría de la literatura.

Me he ahorrado la sesión mecanográfica merced al foro de Javier Marías. Dadas las escasas fuentes me ha parecido adecuado replicarlo en este espacio:


Se puede aprender a hacer cualquier cosa en esta vida a base de encontrar un método adecuado. Hasta para hacer poemas basta con aplicar rigurosamente el siguiente método y salen de corrido (después se incluirá un poema hecho con él para que se vea lo fácil que es y lo bonito que queda el poema).

Consta de una introducción y siete breves reglas:

Introducción. Para hacer un poema no es necesario esperar a que llegue ninguna inspiración especial, ni hace falta estar en ayunas, ni ninguna de esas condiciones que hacen falta siempre para las demás cosas. Basta aplicar las siete reglas siguientes.

Primera. Se cogen unas cuantas palabras, en sí mismo poéticas, y se van distribuyendo poco a poco entre las diferentes estrofas. Por ejemplo, susurro, desvelo, tintineo, alborada, crespones, aleteo, nenúfar, alondra, etc.

Segunda. Se cogen unas cuantas palabras más bien vulgares a las que se poetiza dándoles una terminación adecuada: pajarillo, arroyuelo, blanquecino, etc.

Tercera. Se forman unas cuantas parejas de diferentes colores, de modo que se contradigan lo más posible los colores de cada pareja: negro verdor, blanco escarlata, azul blanquecino, etc.

Cuarta. A unos cuantos verbos se les cambia de ocupación habitual, sin que se den cuenta. Por ejemplo: se cierran las sombras –en lugar de las puertas o ventanas-, se masca el silencio –en lugar de un buen filete-, se le clava un rejón al firmamento –en lugar de a un toro de trapío-, se borda un aciago destino –en lugar de un sufrido mantel-, etc.

Quinta. Se distribuyen también entre las estrofas unas cuantas palabras, de esas que a veces emplea la gente sin saber lo que quieren decir: enhiesto, hirsuto, inerme, inane, incólume, baldío, etc.

Sexta. Puede ir bastante bien, para lograr mayor fuerza poética, aprovechar algún pedacito de una poesía clásica conocida; así, a Rubén Darío, se le puede coger eso de los “claros clarines”.

Séptima. Si se encuentra a mano, algún estribillo, aunque sea cortito, para repetir entre cada dos estrofas, mejor que mejor.

Con este método, aplicado al pie de la letra, se puede conseguir un poema tan completo como el que sigue, titulado Tu senda:





La literatura no es sólo cosa de lenguaje, pero habitualmente una especial elaboración del lenguaje es síntoma de que nos encontramos ante un fenómeno literario. [...] pero eso sólo no es garantía de mayor calidad: un poema demasiado elaborado y sin chispa puede resultar de una pesadez intolerable.


9 Comments:

(!) hombre perplejo said...

Buenísimo! Leon Felipe proponía el proceso a la inversa:
Deshaced ese verso.
Quitadle los caireles de la rima,
el metro, la cadencia
y hasta la idea misma.
Aventad las palabras
y si después queda algo todavía
eso
será la poesía.

h said...

genial para esta mañana que me desperté sin inspiración...

planseldon said...

Para los más vagos recomiendo la máquina de hacer poesía barata programada por mi amigo Jarel:
Maquina de poesía

Farándula said...

Perplejo:

En el hilo del foro al que enlazo hay otro poema curioso en la misma línea:

Palabras que no deben usarse en un poema

Candor, cándido, ínfimo, fastuoso, firmamento,
astral, cósmico, vacuo, ambrosía, fragor, sílfide,
son palabras prohibidas por romper la mesura
de los versos (nótese el especial efecto rimbombante
de las esdrújulas y la f aliterante).


Solomillo, alicate, soniquete, heces, muela,
barrena, baldosín, botón, diagrama o caries
han de ser evitadas por su escasa vis poetica.


Tampoco hay que caer
en llamar a lo desconocido ignoto,
arcano a lo escondido
o estío a los veranos.
Igual que no se dice H2O por agua,
hemoglobina en el lugar de sangre,
dospropiletileno en vez de alcohol.
El vino siempre ha sido vino,
y no licor melífluo del averno.
Y los ojos son iris, niña y conos,
pero nunca amatistas titilantes marinas.


No debería llamarse este poema
"Vocablos no factibles en redacción rimada";
se entiende muy clarito con "Palabras
que no deben decirse en un poema".


Pues ya decía el gran Juan de Mairena
que "los sucesos consuetudinarios de la rúa"
son "las cosas que pasan en la calle".
Por eso prístino es muy limpio,
harpía mujer mala
y beldad, hermosura.
Y así debe decirse.


[Pedófilo, forúnculo, piloso,
costra, vómito y fluído
deben, por el contrario, no decirse.
No ayudan demasiado
al desarrollo estético del verso]

Lo mejor es, sin duda, olvidar diccionarios
y salir a la calle a ver cómo habla
la gente que jamás leerá poesía.
Ahí están las palabras verdaderas, las útiles.
Evitando prosodias, analepsis,
anáforas, tercetos y sinécdoques,
tomando las palabras sin mancharlas,
sólo resta inundarlas con la música.
Y llamar pan al pan. Y jugar. Y coser y cantar


H

Gracias por pasar, espero que los problemas técnicos con wp no te desanimen en tu labor.

Planseldon

Gracias por el link, me lo apunto a la lista de generadores de poemas (a ver si me animo de una vez a dedicarle un post al asunto)
Una duda: ¿no se supone que googlepages iba a ser liquidado este año en favor del simplón googlesites? (Yo desistí de crear páginas y colgar scripts allí por este motivo)

PD: Estoy sorprendida de lo sencillo que es llegar a la portada de Bitácoras (ahora mismo 8 votos y por delante de posts que tienen más).

planseldon said...

Pues sí, parece que los de googlepages todavía no han liquidado las webs. Eso sí, no permiten crear nuevas páginas y, en todo caso, es una espada de Damocles no saber cuánto tiempo te va a durar el chiringuito. Una pena, porque era un servicio bastante majo, todo lo contrario que la mierda de googlesites.

Anónimo said...

I found this site using [url=http://google.com]google.com[/url] And i want to thank you for your work. You have done really very good site. Great work, great site! Thank you!

Sorry for offtopic

Anónimo said...

Tutorial of automatic poetry generator in Spanish: aquí

Ronald said...

Esto es una basura la poesía en sí misma es capaz de estar fuera de los márgenes para cualquier método intolerable como este carente de fuerza, de sentido, pobre en todos sus aspectos para los que amamos y conocemos este arte. Si fuera un método orientador o sugerente podría pasar por ignorancia pero tal cual cómo está es mucho más aberrante.

Ronald.

Félix Gerónimo said...

Este poema me gusta, no parece haberse escrito con método de escritura automática. Saludos, felicidades.