Autodidactas

Si Andrés no estudia toda su vida será un trabajador descapitalizado. En cambio yo, aunque no haya estudiado, es decir, aunque no sea un profesional de la cultura, dispongo de este negocio y eso me da una seguridad para aprender por mi cuenta. Mi padre me hizo un favor cuando me obligó a dejar lo estudios al acabar el BUP. Yo estudio en la trastienda de este negocio. De vez en cuando levanto la vista y me noto a mí mismo como en el fondo de una caja de caudales. Más seguridad imposible. En cambio Andrés ha de hacer filigranas para poder matricularse y seguir de mala manera los cursos en Ciencias de la Información. Da clases. Hace guardias en una discoteca, hacia Masrampinyo, o se va a la vendimia, como el año pasado. Es muy inteligente, muy receptivo, pero cada vez tiene más miedo.

-¿Miedo a qué?
-A que todo lo que hace no le sirva para nada. No puede permitirse, como yo, el gozo por un sentido deportivo de la cultura.

La rosa de Alejandría
Manuel Vázquez Montalbán




Le tengo ojeriza a los libros de misterio desde que, siendo adolescente, tratara de leer algunas obras de Agatha Christie que me aburrieron hasta lo indecible. No obstante, tras La verdad sobre el caso Savolta, tenía buenas expectativas con la versión española del género. No sé si es porque siento el ambiente y los personajes más cercanos, el marcado carácter social, los pocos remilgos con que el sexo entra en escena o la receta de sardinas con arroz, minuciosamente descrita. Ni idea. Llevo un tercio de libro y el misterio es lo de menos.

Tremendo Pepe Carvalho.

5 Comments:

planseldon said...

Si quieres disfrutar de verdad con la novela de misterio, ahí van unas recomendaciones: Dashiel Hammett, Raymond Chandler, Patricia Highsmith, Chester Himes y Georges Simenon.

Autores en español que lo hagan bien, no he leído ni uno (y eso que he leído bastantes). Montalbán como poeta me interesa, como articulista le adoraba, pero como novelista... mejor no digo nada.

Farándula said...

Tengo en casa una colección Maestros del Crimen y Misterio (se la está zampando mi novio, no es que me dedique a comprar libros que no quiero leer) con varios de los autores que comentas (y un montonazo de Agatha Christie, que está en todas partes) pero te juro que no me llaman nada. Es una fobia mía, a lo mejor los leo y me encantan, yo qué sé...

De Montalbán este libro es lo primero suyo que leo, los personajes me están gustando y, aunque se va mucho por las ramas, me encantan las disgresiones. La parte más "de misterio" no podré juzgarla hasta que termine el libro, a ver como lo resuelve, pero ya te digo que a mí lo de jugar a adivinar el asesino (qué supongo es parte del encanto de estos libros) nunca ha sido mi fuerte (exceptuando, tal vez, a Conan Doyle, qué me cayó en gracia de niña y no he releído).

En fin, tampoco es cuestión de cerrarse en banda, todo es ponerse ¿me sugieres alguna obra en concreto?

planseldon said...

A mi lo que más me atrae de la llamada novela de misterio es su aspecto "costumbrista". Por eso Agatha Cristie no me interesa demasiado, y lo mismo me pasa con la Highsmith, que aunque me gusta más, no es mi favorita. Se centran demasiado en el aspecto intriga-rompecabezas.
Los que son perfectos en este aspecto son Chester Himes, Simenon y Le Carré.
Ahí van un par de recomendaciones:
-Un ciego con una pistola (Chester Himes)
-El espía que surgió del frio (Le Carré)

Por cierto, Sherlock Holmes es mi ídolo :D

Farándula said...

El de Le Carré creo que se lo puedo guindar a un amigo; de Chester Himes no tengo nada así que habrá que buscar por la biblio. Ya te contaré.

La colección que te comentaba incluye los siguientes autores:

-Agatha Christie
-Raymond Chandler
-Edgar Wallace
-Arthur Conan Doyle
-Patricia Highsmith
-Simenon
-Dashiell Hammet
-Erle Stanley Gardner
-Edgar Allan Poe

De Le Carré ni rastro, no sé si porque el tema del espionaje no lo incluyen en el género.

AUTOR DE LA PIEDRA HABBAASSI said...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.