Por una formación profesional en escritura

Ayer pasé un par horas por la web del ministerio de educación, en un coqueteo imaginario con la variedad de ciclos, cursos y enseñanzas profesionales que, visto lo visto, no está de más conocer como alternativa futurible, ya que ofrecen algunas opciones de enseñanza semipresencial o a distancia orientada a adultos.

Offtopic: me ha sorprendido saber que se puede obtener el título de técnico mediante pruebas libres.

La diversidad de la oferta en relación con empleos de carácter técnico, artesanal y de gestión es impresionante (desde la caracterización hasta la mecánica, el secretariado o la educación infantil), así como las posibilidades para aquellos que quieran cursar idiomas, deportes o enseñanzas artísticas.

En España tradicionalmente la enseñanza (me refiero exclusivamente a aquellas titulaciones de carácter oficial integradas en el sistema educativo) se ha considerado -da igual el nombre o el nivel académico que les corresponda- a dos niveles: los estudios de carácter práctico (técnicos, profesionales...) y los llamados estudios superiores, orientados a la comprensión teórica, amplia y profunda de determinada materia y aquellas profesiones que requieren de tal aparato teórico (p.e. Medicina).

De este modo cuando uno quiere aprender un idioma quizá lo haga por simples motivos utilitarios (comunicarse con otras personas), en cuyo caso se mete en la Escuela Oficial de Idiomas, o bien empaparse de todo lo que ese idioma implica (lingüística, literatura, geografía, historia). Según el tipo de aprendizaje elegido obtendremos hablantes, traductores y filólogos de esa lengua. Esto es extrapolable a prácticamente cualquier disciplina -si quieres reparar ordenadores estudias un módulo específico para ello, si quieres diseñarlos, estudias ingeniería- y está bien que así sea.

Pero llegamos al dominio que nos interesa, al que, en teoría, debería pertenecer la literatura: las enseñanzas artísticas. Según la web del ministerio:

Las enseñanzas artísticas tienen como finalidad proporcionar al alumnado una formación artística de calidad y garantizar la cualificación de los futuros profesionales de la música, la danza, el arte dramático, las artes plásticas y el diseño.

Son enseñanzas artísticas las siguientes: las enseñanzas elementales de música y de danza, las enseñanzas artísticas profesionales de música y danza, así como los grados medio y superior de artes plásticas y diseño, y las enseñanzas artísticas superiores que agrupan los estudios superiores de música y de danza, las enseñanzas de arte dramático, las enseñanzas de conservación y restauración de bienes culturales, los estudios superiores de diseño y los estudios superiores de artes plásticas, entre los que se incluyen los estudios superiores de cerámica y los estudios superiores del vidrio.

Es decir, que no hay necesidad de garantizar la cualificación de los futuros profesionales de la escritura. Ni es arte, ni es técnica, ni es profesión. Por lo visto es un talento imbuido por los dioses que debe ser desarrollado de forma autodidacta.

También puede optar por la carrera de Filología donde aprenderá a redactar recensiones, tesinas, comentarios, críticas textuales, estudios culturales desde la perspectiva marxista y freudiana, transcripciones fonéticas y hasta diccionarios. Ciertamente esto le proveerá muchísimos conocimientos sobre lengua y literatura que pueden ayudarle a mejorar como escritor, pero tendrá que tragar con aspectos que no le interesarán lo más mínimo y, lo más importante, en cuatro años jamás le pedirán que escriba un solo verso.

Simplemente porque la práctica de la escritura no es el objeto de la filología de la misma forma que el maquillaje no es el objeto de la Química ni las Bellas Artes. No olvidemos tampoco que no toda escritura profesional es necesariamente literaria.

No intento discutir aquí la cuestión de la ultra-especialización, los conocimientos que deben considerarse básicos en el aprendizaje ni la duración o nivel académico que se les otorgue. Se trata de discernir entre estudio de una materia en sí misma y cualificación para desempeñar tareas relacionadas con esa materia.

¿Por qué no existe una formación profesional en escritura? Aunque sería más correcto decir ¿por qué no existe en el sistema educativo español? pues, como suele ocurrir -siempre que haya rentabilidad económica por medio- cuando lo público falla la empresa privada cubre ese vacío. Y no es barato.

Algunos ejemplos:

Escuela canaria de creación literaria
Escuela contemporánea de humanidades
Escuela de escritores
Escritores.org
Talleres y cursos de cultura de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria

La investigación sobre los precios se la dejo a ustedes, yo ya me he deprimido lo suficiente por hoy.

7 Comments:

Julio said...

Me gusta el artículo -sólo lo digo porque somos parte de la "mafia de P+L". De tanto repetir la broma se lo van a creer ^_^

¿Existe una carrera en alguna universidad europea titulada "Expertos en creación literaria"? No. Es más, ¿cómo puedes enseñar a "escribir bien"? En todo caso, puedes enseñar técnicas de desarrollo poéticas, narrativas, etc., porque entonces aparecerían masas de escritores cuyos textos serían como tesis doctorales, todos parecidos.

Ahora, lo que sí debería tener la universidad -en los cursos de doctorado en Filología Hispánica, si lo haces en literatura, hay asignaturas como "Técnica de la novela moderna", por ejemplo- es un máster o de creación literaria o escritura creativa, un curso potente y por profesionales de prestigio.

Se iban a apuntar 200.

A mí, sinceramente, no me apetece irme a la Escuela Canaria de Creación Literaria, ni a otras, porque considero que es una forma estupenda de regalar dinero sin uno saber si los conocimientos que va a aprender son de alguna utilidad.

El 90% de los escritores que publican dudo mucho que hayan pasado por escuelas de escritura alguna. Y no digo el 100% porque de repente me cuentan que Lucía Etxebarría sí ha estado en alguna, y entonces me diría: pues claro, así escribe. ^_^

(!) hombre perplejo said...

Intentaron hacer una Ley que incluyera la creación literaria como carrera profesional... pero nadie sabía cómo redactarla !) Al respecto te recomiendo la lectura de un brillante ensayo que me ha abierto los ojos de forma categórica e irreversible: "La dictadura de la incompetencia".

Por otro lado, creo que antes que plantear unos estudios para enseñar a la gente a escribir, bastaría con incorporar al actual sistema una estrategia eficaz para enseñar a la gente a leer; porque todos los que escribimos sabemos que aprendimos leyendo. Y muchas de las cosas que escriben hoy periodistas, literatos, ensayistas, guionistas, bloguers... no hacen más que confirmar que el nuestro es un país donde no se lee. Y así "se escribe" como se escribe.

Farándula said...

Julio y Perplejo

La pregunta es ¿por qué nadie pone en duda la existencia de formación profesional artística en ramas como la pintura, escultura, danza o música y sí lo hace con la escritura? ¿Los que salen de las carrera de Bellas Artes pintan todos igual?

Respecto a los máster, de hecho existen varios en la Escuela Contemporánea de Humanidades que enlazo en la entrada y exigen una licenciatura para su ingreso. Lo que no sé es si son titulaciones homologadas.

En todo caso yo no hablo de crear "enseñanzas superiores" específicas. Considero que no es necesario pasar una carrera para dedicarse a la escritura. Filología, como su propio nombre indica, es para ser filólogo y yo hablo de estudios técnicos, de "escuelas" de escritura profesional y no necesariamente literaria. Un aprendizaje que después pueden ser aplicado tanto a la escritura de novela, poesía, teatro, ensayo, guiones de cine, tv y videojuegos como de artículos, contenidos web, biografías, folletos, discursos políticos, campañas publicitarias y todo tipo de textos por encargo. Existen una serie de técnicas comunes y otras específicas que bien podrían aglutinarse en diversos módulos de una titulación técnica sin necesidad de verse obligado a ultraespecializarse en un sólo ámbito mediante el estudio de una carrera. En ese sentido la escritura es una disciplina transversal que cruza todos los ámbitos y puede constituir una opción laboral en sí misma.

Respecto a los resultados:

De la misma forma que de las escuelas de artes pueden salir fotógrafos de bodas o pintores de retratos, que de creativo tienen poco pero requieren el dominio de ciertas técnicas, de esos estudios saldrían buenos o malos escritores. Eso, como en todo lo demás, dependerá del interés y talento de cada cual. Podría plantearse una prueba específica de acceso en el que hubiera que demostrar unas mínimas nociones de redacción, comprensión lectora y (esta te va a gustar Julio) ortografía (la cual también exigiría para filología por cierto).

Si es por defender el autodidactismo, también podemos decir que la mayor parte de músicos actuales no han salido del conservatorio. ¿Justifica eso la eliminación de los estudios musicales?

De los "talleres" privados que se ofertan actualmente, me dan la sensación de ser un simple sacadero de perras que se aprovecha, precisamente, de la inexistente oferta educativa pública. Porque ya me dirás tú qué puedes aprender en un cursillo de un mes con tres horas semanales de clase (250 euros del ala).

PD: No sabía lo de esa ley Perplejo, buscaré más información. El libro, como no esté traducido al castellano, lo veo difícil...

Farándula said...

Acabo de releer tu comentario Perplejo y casi me pego un tiro. Entre que hoy estoy espesita y venía con la escopeta cargada para responder ni me fijé en que era una broma. ¡Jesús! A esto se le llama quedar mal... ¿veis cómo si necesito formación? -_-" (yo no pasaba la prueba de comprensión lectora)

(!) hombre perplejo said...

Estoy seguro de que lo traducirán (es un éxito de ventas). Si no es así, me comprometo a pasarte lo más granado en la lengua vernácula... Aunque, por otro lado, estoy seguro de que lo entenderías sin mayor problema. Es como aprender nadar: hay que tirarse a la piscina para sorprendernos de lo fácil que es mantener la flotabilidad.

Yo llegué con 14 años a Catalunya y en seis meses ya entendía y hablaba el catalán. Todo lo demás es un mito, una leyenda urbana, un apetitoso y recurrente asunto susceptible de utilizarse como mejor convenga, según la parte interesada.

Julio said...

Dear Farándula of Geeklandia:

tienes razón, si en Bellas Artes salen, porqué no Escritores Profesionales (y al decir esto de que tienes razón, se me revuelven las tripas por dentro ^_^ ).

Pero me imagino hordas de aspirantes a escritores saliendo de nuestro adorado máster de escritura -a 200 euros el curso, 3 días a la semana durante 6 meses-.

Pero que la escritura por sí misma sea una salida laboral, ¡deja de soñar despierta! Ahora, ¡te imaginas! ¡A que sería hermoso! ^_^

Fa-fa-fa-faranduleando

Candidatos Congreso said...

Excelente blog y muy buen post, realmente llegué a tú blog ppor casualidad, pero he leído un par de artículo y me han parecido muy interesantes, te seguire leyendo frecuentemente.

Un saludo.