Remember the disc

Vimes suspiró para sus adentros. Él tenía un cuaderno. Y tomaba notas en él. Siempre resultaba útil. Y entonces Sybil, que los dioses la bendijeran, le había dado aquel diablillo con quince funciones que hacía tantas otras cosas, aunque por lo visto al menos diez de aquellas funciones consistían en pedir disculpas por su ineficacia en las otras cinco.

-Podrías anotar un memorando -dijo Vimes.
-¡Uau! ¿De verdad? ¡Caray! Vale. Claro. No hay problema.
Vimes carraspeó
-Ver al cabo Nobbs tema puntualidad. También tema título de conde.
-Esto... lo siento, ¿eso era el memorando?
-Sí
-Lo siento, había que decir "memorando" al principio. Estoy bastante seguro de que está en el manual.
-Muy bien. Pues eso era el memorando.
-Lo siento, tiene que decirlo otra vez.
-Memorando: ver al cabo Nobbs tema puntualidad. También tema título de conde.
-Lo tengo -dijo el diablillo-. ¿Quiere que le recuerde esto a alguna hora en particular?
-¿A la hora de aquí? -preguntó Vimes en tono malicioso-. ¿O a la hora de Klatch, por ejemplo?
-De hecho, puedo decirle qué hora es...
-Creo que lo voy a apuntar en mi cuaderno, si no te importa -dijo Vimes.
-Oh, bueno, si lo prefiere, puedo reconocer la escritura -dijo el diablillo con orgullo-. Soy bastante avanzado.
Vimes sacó su cuaderno y lo sostuvo en alto.
-¿Cómo esto? -preguntó.
El diablillo miró un momento con el ceño fruncido.
-Sí -dijo-. Eso es escritura, estoy bastantes seguro. Palitos, lacitos, todo unido entre sí. Sí. Escritura. La reconocería en cualquier parte.
-¿No tendrías que decirme qué es lo que dice?
El diablillo puso cara de recelo.
-¿Lo que dice? -preguntó-. ¿Se supone que hace ruidos?


Pies de barro
Terry Pratchett

Aunque en España no vio la luz hasta 2006, Terry Pratchett publicó este libro en 1996, en plena efervescencia de las PDAs como cacharritos que prometían hacer las delicias de todas las secretarias del mundo.

Para los que no estén familiarizados con el Mundodisco -saga que originalmente parodiaba los libros de fantasía pero ha terminado por extenderse a la sociedad en su conjunto- decir que el concepto del diablillo como tecnología, surrealista deus ex machina, es un tema recurrente desde sus inicios.

Ya en El color de la magia un sorprendido mago Rincewind trataba de adivinar los procesos químicos de las, hasta ese momento, desconocidas cámaras fotográficas

Hasta un mago fracasado sabía que algunas sustancias eran sensibles a la luz. Quizá aquellas placas de cristal estaban tratadas mediante algún proceso arcano, que congelaba la luz al atravesarlas. Tenía que ser algo por el estilo. Rincewind sospechaba a menudo que, en alguna parte, tenía que haber algo mejor que la magia. Y a menudo sufría decepciones. [...]

Rincewind hincó una rodilla en el suelo, la mejor postura para tomar el cuadro, y apretó la palanca mágica.

— Es inútil. Me he quedado sin rosa -dijo la caja.Una puertecita, hasta entonces ignorada, se abrió frente a sus ojos. Una figura humanoide, pequeña, verde y con horribles verrugas se asomó al exterior, mostrándole en una mano engarfiada una paleta de pintor con costras de colores, gritándole furioso.

— ¡No hay rosa! ¿Lo ves? -graznó el homúnculo-. Es inútil que sigas apretando la palanca si no queda rosa, ¿no crees? Si querías rosa, no debiste sacar todas aquellas pinturas de jovencitas, ¿verdad? De ahora en adelante, blanco y negro, o nada. ¿Entendido?

— Muy bien. Claro. Cómo no -asintió Rincewind.

En un rincón oscuro de la caja, le pareció ver un caballete de pintor y una pequeña cama sin hacer. Deseó equivocarse.



Termino la entrada con dos vídeos. El primero es una escena del especial Star Wars en Padre de familia. Se trata del momento en que la princesa Leia graba en R2D2 el famoso "Ayúdame Obi-Wan Kenobi" (en inglés).



El segundo tiene ya sus años pero sigue haciéndome reír a carcajadas. Si es que a veces nos gusta complicarnos la vida...

3 Comments:

Julio said...

No puedo con él -con Terry-. Tengo a 5 metros la colección -¿completa?- del Mundodisco. En cuanto leo lo de la tortuga gigante sobre la que hay cuatro elefantes que sustenta el Mundodisco, me embajono. ^_^

Lo del homúnculo lo asocio a Goethe -creo que aparece en la segunda parte de Fausto, si mal no remember-.

¿Y lo de la autoayuda? O_o Lo esperaba con ansiedad, ¡dale, dale, dale! ^_^ Así me inspiras que no sé por dónde atacar el mío, Farándula, es que es un tema vastísimo.^_^

Oyendo...: Could you be looooove, oh, yeah, and be loooove ^_^

Farándula said...

Completa, si es en español, no la tendrás, porque aún no se han traducido todos, pero si no la quieres me la puedes regalar :P

No sé por qué te embajonas con lo de la tortuga y los elefantes... al fin y al cabo no es un invento de Pratchett. En todo caso podrías probar con pasar de los dos primeros (que a mí me gustaron mucho, pero la mayoría suele coincidir en que son los peores de la saga) y meterte directamente con ¡Guardias! ¿Guardias?, que es una joya.

Lo de la autoayuda lo estoy llevando a mi ritmo y con pinzas, así que mejor métete con el tema porque si esperas por mí te van a salir canas... Lo que sí te puedo decir es que probablemente no trataremos de lo mismo, ya que te veo más centrado en los Coelho, Bucay y demás, mientras yo quiero hablar de un nivel más allá: el "coaching" y todas esas cosas que intentan hacer pasar por respetables y sesudas herramientas técnicas para directivos. O lo que es lo mismo, la autoayuda que dice no ser autoayuda, e incluso se ofende si lo insinuas, cuando a todos los efectos tienen el mismo lenguaje y metodología; sólo varía el target.

En tu caso, yo me centraría en un análisis del lenguaje y la lógica que emplean, ya que es el punto más fácilmente contrastable con los hechos (ahí están los libros para quien quiera leerlos) y además, como filólogo, es algo que dominas y en lo que te podrás desenvolver con más soltura sin que nadie te acuse de "no tener ni puta idea".

Luego está el tema de compararlo con otra literatura similar que sin embargo no tenga tanto prestigio. Yo ahí lo veo claro: los libros de dietas. Todo el mundo sabe que son humo, quien quiere adelgazar con resultados permanentes se va al endocrino, no al primer tío que dice "pues a mí me funciona" (esta es la frase fundamental sobre la que se sostienen muchas farsas, como la homeopatía, pero, curiosamente, es la más fácil de tirar abajo).

No sé, podrías hacer una serie de posts o algo así...

Julio said...

Jajaja. Touché: sólo tiene 3: Pirómides, Mort -ése me pareció gracioso- y Ritos Iguales e Imágenes en Acción.Los otros doce que ví ahí -y como queda demostrado, que no me fui a leer- son de la misma colección de Fantasía -cubierta negra- de la ed. Martínez Roca. Recuerdo que Lavondyss me dió miedo. La conexión bosque-niña -es que me acuerdo- era, en 2 words, imp-prezionante (del italiano Im-prezzire, y ahí del latín Presuum, si es que Jezulín era un ilustrado, hombre) ^_^

Tu sugerencia está interesante, pero a mí lo que me interesa de la autoayuda, de los que he leído no sólo literatura sino clásicos: Tus zonas erróneas, Inteligencia Emocional, Dónde está mi queso, etc. es que me parece un poco chufla. ^_^

Así que, ¿cómo sustraerme a la tentación de no "rajar" de la autoayuda? Cayendo con gracia y salero en la misma. ^_^

Creo que voy a empezar a escribir así, a mi estilo, y luego veré cómo me sale -a ver cuántos callos piso, pero con respeto-. ^_^

¡Un abrazo! ^_^

P.D.: Este artículo está molo, pero no te lo voy a decir siempre que el rollo humilde te da glamour, ESCRITORA ^_^