Mi experto en vocabulario

Mi experto en vocabulario es otro título más para la colección "didáctica" de la consola portátil Nintendo DS Lite. No debe confundirse esta serie con los cuquísimos de la muerte, osea tía, Imagina..., Dogz y demás zetas, neotamagochis/pixelchix claramente infantiles pero publicitados como "juegos para chicas" en -no tiene otra explicación- una conspiración para reducir el coeficiente intelectual de la población femenina.



Expertos, entrenadores, libros de texto interactivos, pasatiempos de playa, juegos que no son juegos donde podemos encontrar de todo: desde el archiconocido Brain Training, pasando por el aprendizaje de idiomas, la cocina, la educación de un perro o cómo mejorar la forma física, vista e intelecto. Como rapiñadora compulsiva de crucigramas y autodefinidos dominicales ellos se han convertido en los sustitutos naturales -una vez memorizada la composición del champú- con los que amenizar mis visitas al baño.

Comparten sin embargo ambas colecciones un mismo objetivo: conquistar un público hasta la fecha ajeno a este mundillo, renovando la imagen de sorbecerebros sanguinario y devorador de tiempo que los había condenado a mera diversión adolescente.

En esta ocasión le toca el turno al léxico, explotando esa conjugación tan humana de ambición desmedida y vagancia inconmensurable que nos lleva a hacer cualquier cosa -hasta pilates- por mejorar... durante un máximo de 15 minutos diarios.

Aclaro que, en mi opinión, nadie debería recurrir a un vulgar y demodé videojuego para enriquecer su léxico natal, ofreciéndonos el nuevo milenio prácticas tan extravagantes como, por ejemplo, leer un libro, escribir o -lo más de lo más, brodel- consultar el diccionario.

Pese a todo, tras mi experiencia con los psicotécnicos de la oposiciones, donde siempre fallo -parece mentira- exclusivamente en las preguntas de sinónimos y definiciones, decidí probar. Me animó leer que el personal de los estudiantiles diccionarios Vox eran los responsables de su adaptación al castellano (y yo me pregunto: la RAE ¿no quiso, no pudo o no se le ofreció participar?). Pero, mi gozo en un pozo, la cosa parece que se redujo más a una simple cuestión de poner las definiciones y buscar palabras poco frecuentes que una verdadera traslación al juego de las dificultades propias del hispanohablante.

Explicado en breve: el sistema es el mismo de siempre, haces una prueba de nivel que se traduce en un porcentaje que equiparan con titulaciones, eliges un profesor -monigote que te aconseja cual guía espiritual- y a partir de ahí para mejorar debes cubrir un número de puntos mínimos al día mediante una serie de minijuegos. Según avanzas se desbloquean nuevos juegos o niveles más avanzados para los que ya tienes. A saber:

    En busca de la letra: En el nivel fácil aparecen palabras a las que les falta una letra y en el medio las sustituyen por otras. Debes escribir la letra correcta con el lápiz táctil. El reconocimiento de escritura -sólo acepta mayúsculas- es penoso.

    Por el buen camino: Una palabra y dos definiciones a elegir. Quitando algún término que no había oído en la vida, resulta demasiado sencillo acertar por descarte, así que para aprender nuevos conceptos -se supone que esa es la idea- no resulta efectivo.

    Revuelto de palabras: Cuatro palabras y cuatro definiciones que debes relacionar entre sí. También muy sencillito.

    Sopa de Letras: No es la típica búsqueda en un revuelto. Tienes una definición y las letras exactas para que formes la palabra en un tiempo limitado.

    Abrapalabra: Compites contra la máquina para deletrear un término correspondiente a la definición dada.

    Bloquebulario / El bloque de letras: El más adictivo de todos. Tienes una lista de palabras y debes componerlas con letras que van cayendo antes de que los bloques lleguen a la parte superior (al estilo del tetris). Con cada remesa de términos la velocidad de caída aumenta. Existen dos modalidades, una con límite de palabras que te da puntos, y otra para viciosos, sin ningún tipo de objetivo. Que yo sepa no hay máximo ni tiempo límite, desistí de seguir buscándolo cuando me estanqué en torno a las cien palabras...

Resumiendo, los juegos son aburridos, el avance muy lento y no cumple su objetivo. Incide poco en los conceptos y mucho en el deletreo que tanto obsesiona a los concursantes escolares de las películas made in USA. La única cosa interesante que le veo es el glosario y, como decía Aisling en su reseña de la versión inglesa, puede ser útil para aquellos que quieran consolidar su vocabulario en lengua extranjera. Lo he visto disponible para inglés, francés, alemán, japonés y chino.

Me despido con los sabios consejos de Mafalda:

Mafalda y el diccionario

6 Comments:

Julio said...

Conozco a una que dice que se compra la tarjeta pirata en el Carrefour (¿vende pirata Carrefour?) con 50 juegos o algo así. Por lo visto los tiene todos porque se los baja de LA internet.

He jugado y el reconocimiento de la letra es la peste. Encima te dan poco segundos. En el Brain Training, digo. El de la Edad Mental.

No creo que nadie aprenda vocabulario con este tipo de juegos: en todo caso, practica, pero no se ha inventado nada mejor que leer, y variadito mejor.

Juegos para chicas. Me parto con el sexismo, sin llevar el tema al límite, claro.

Sigo notando una perturbación en la fuerza.

En mi último artículo puse tres veces ti con tilde. Es decir, mientras escribo, voy dejando rastros. Si yo sé que no lleva. En sociolingüística tenía un nombre, can't remember, eso de conocer la regla pero cometer el error. Hay que joderse XDD

¿Será que el Demiurgo quiso crearme guapo y encantador pero con taras ortográficas? Podría ser. ^_^

Farándula said...

De Carreful nada chaval, microsd y cartucho comprados por internete sin juegos incluidos. En los indios creo que también los puedes encontrar. De momento -ya está intentando meter mano la industria- 100% legal, así que no tienes que ir a comprarlo con gabardina y gafas oscuras ni nada de eso.

Nintendo se ha ganado pelas -a cuenta de la economía familiar o como regalo- en concepto de:

-NDS, estuche, plásticos protectores, lápices de repuesto, auriculares, expansión de memoria para el navegador y chuminadas por el estilo.
-Wii
-Un mando adicional
-Equipo completo del Rock Band
-Accesorio pistola
-Wii balance board
-Alfombra de baile
-Algún que otro juego original

Esto sin contar quienes han comprado por recomendación, aunque no lo parezca viendo esta crítica en concreto. Todo eso por el hecho de poder descargar, porque ¿para qué quiero una consola si sólo puedo pagarme un juego nuevo cada 6 meses? A veces menos es más.

Te aseguro que el reconocimiento de escritura de este juego es el peor que he visto con diferencia. El mejor es el del "Practise english".

Lo de los juegos "para chicas" es que me pone mala, si lo dirigieran al público infantil no me parecería mal. Pero que a estas alturas vengan a venderme un mundo rosita y esponjoso cual peluche... da risa.

Si te sirve de consuelo, también me pasa mucho lo de poner tilde a "ti". Supongo que es debido a que mí/sí llevan tilde diacrítica y lo hago extensivo al pronombre que falta, aunque no haya doblete que diferenciar.

Saludos

PD: Y sí, ya sé que te debo un mail des... esto constructivo y vives torturado sin la luz de mis sabios consejos. Soy la inconstancia personificada. Llegará tarde, pero juraíto por el niño jesús que llegará.

cla said...

@farándula va a ser que el juego que comentas no es para NDS Lite sino para la NDS en general, válida para todas las versiones actuales (la original, la lite y la DSi).

@julio de tarjeta pirata nada de nada, ni viene con parche ni falsifica nada. Sencillamente te permite realizar cosas tan útiles como ejecutar homebrew (software casero normalmente hecho por comunidades de sofware libre) y cargar backups. Así que un respetito. Lo puedes comprar en muchas tiendas y si "Encrucijada" no lo hace es porque le presionarán las grandes distribuidoras por un lado y por otro porque no es una tienda especializada. Es facil de adquirir en tiendas de electrónica como Lopacan (Las Palmas de GC).

Estés o no a favor de las descargas las ventajas son indiscutibles:

1.- Puedes tener en una memoria microSD las aplicaciones más frecuentes disponibles con lo que te ahorras el cargar con múltiples cartuchos.
2.- Puedes realizar backups ya no solo de los juegos ante posibles daños o pérdidas sino también de los progresos realizados. Muy útil sobre todo en aplicaciones que no permiten más que un único perfil.
3.- Amplias el funcionamiento de la DS gracias al homebrew: reproductores de vídeo y/o música, lectores de comics, agendas o programas de dibujos son múltiples ejemplos de sus posibilidades.

La gente olvida muy rápidamente que el hardware te pertenece y eres libre de sacarle el mayor partido que puedas. Ya el negocio de vender copias no autorizadas es otro tema que no excusa el limitar nuestras libertades y derechos.

marmolillo said...

No es por desanimar, pero todos estos juegos no desarrollan nada del cerebro, es más, lo hacen aún más vago.

Lo ideal sería desarrollar un juego que te tuvieras que tirar 10/15 minutos para dar con una solución. Y no hablo de los nefastos sudokus. Hay un pasatiempo que me gusta mucho pero sólo lo ponen excepcionalmente, que es el Marcarutas de Tarkus. Es encantador porque te pasas un rato así, mirando, sin escribir ni una línea, hasta que ves la solución.

Esos peque-esfuerzos sólo rascan en la superficie, lo cual tiene también sus puntos negativos.

cla said...

@marmolillo entonces de la TV ni hablamos... XD Entre pasar 3 horas delante de la TV tragándose la programación o dedicarlas a la enorme cantidad de juegos educativos creo que no hay color. Obviamente no sustituye la enseñanza pero seguro que algo se aprovecha.

Farándula said...

@marmolillo

Hombre, dependerá del juego y del jugador. No digo yo que sirvan para -por poner un ejemplo extremo- frenar el avance del Alzheimer, pero como "práctica mental" a la vez que entretenimiento los hay muy interesantes (y no hablo necesariamente de aquellos concebidos con fines específicamente didácticos).

No creo que un problema, por requerir más tiempo para su resolución, sea mejor, sino que incide en aspectos distintos. Entiendo lo que quieres decir en el mismo sentido que se da con la literatura. Hay textos "difíciles", que requieren de una lectura en profundidad y favorecen la capacidad de abstracción. Lecciones que se interiorizan y rara vez son olvidadas. Pero también hay lecturas ligeras y muy necesarias que dejan margen de maniobra para la imaginación. Poemas de lenguaje muy sencillo que llegan como un mazazo. Cada uno sirve para lo suyo.

El cálculo rápido del Brain Training a ti puede parecerte una chorrada, pero no te imaginas la poca frecuencia con la que necesito hacer ese tipo de operaciones en la vida diaria (más allá de ver si me han dado bien el cambio). No veo entonces porqué me hace su práctica más vaga.

Me gustó especialmente un juego -no recuerdo el nombre- en el que tenías que utilizar una serie de elementos (espejos, pelotas, cuerdas, ruedas dentadas, etc...) y combinarlos en un circuito para conseguir un objetivo.

En idiomas el "Practise English" está muy logrado y sí he notado cierta mejoría en aspectos como la audición y consolidación del vocabulario.

Que sí, que al final no dejan de ser variantes de los juegos de mesa de toda la vida y pasatiempos del periódico reconvertidos a los nuevos formatos. Tampoco vamos a pedirle peras al olmo pero, oiga, es que son eso, juegos, el formato de aprendizaje más antiguo de la humanidad, ni más ni menos.