Catorce definiciones del arte


  1. El vehículo de expresión.
  2. El hijo de nuestras frustraciones.
  3. La vía de escape, el mundo artificial del artista esquizofrénico.
  4. El paraeje, el idealismo chinesco, costumbrista, imitador, paródico.
  5. El aborto de estériles que ansían la inmortalidad.
  6. El arma cargada de futuro, de moral, de crítica, enseñanzas y sabiduría.
  7. La prostituta, el espectáculo condicionado a su público.
  8. El rebelde sin causa, la originalidad intencionada.
  9. La novedad de rancio abolengo.
  10. El alter ego, la introspección, la obra-individuo.
  11. La artesanía, lo popular, lo tradicional, lo colectivo.
  12. El profesional perfeccionista, el estilo depurado.
  13. La genialidad, el negro pozo donde vomitar los delirios de la inspiración.
  14. El arte por el arte.

Esta es una lista de hace mucho, mucho tiempo -unos diez años- publicada en su día en Los papeles de BC. Aunque nunca llegué a desarrollar estas definiciones -salvo, muy brevemente, las dos primeras- siempre me gustó, así que la rescato ahora para que permanezca como portada durante mi ausencia de esta bitácora, lapso aún por determinar.

No, no me voy, no echo el cierre, no reniego de nada. Simplemente tengo demasiadas cosas pendientes que solucionar: el abandono al que he sometido las actividades por las que nació Verso Blanco -lectura y escritura literaria-, la universidad (otro año sin matricular) y las oposiciones.

Señores, MundoReal me reclama.

El poco tiempo que tengo para conectarme lo dedicaré a colaborar un poco por bookcrossing, mantener el blog de la asociación de padres que administro desde hace dos años y leer mis feeds (que, por cierto, necesitan una limpieza urgente), también picotearé por twitter de vez en cuando.

Como no soy una escritora prolífica, y jamás he cumplido plazo de actualización alguno, supongo que ya estarán ustedes habituados. Hasta que la vida sea un poco más sencilla y el tiempo abunde nuevamente. Propicios días.

0 Comments: