And now...

Salir de la crisis tras el verbo ausente,
en galerada, un Viernes de Dolores,
con memoria liviana y pies de plomo
a Domingos de Salvación encadenados
(porque esta historia no cabe repetirse
mas como farsa). Un viernes muerto
las mareas de color traerán consigo
los pecios grises del naufragio,
resaca de tambor y santabárbara,
el tiempo que era nuestro y era
de eterna transición. Cómo se acaba
con la ira de vivir, a quién testamos
el libro blanco del culpable,
cuando se cae la voz qué son nos canta,
qué épica narramos sin relato.

Me preguntaron hace poco si seguía escribiendo y la respuesta fue que no. Podría decir que me falta tiempo, pero la realidad es que ni siquiera me apetece. He asumido que la escritura dejó de ser un objetivo vital para convertirse en una afición intermitente que en ocasiones abordo con particular entusiasmo. Este poema lleva en mis notas desde 2012, siempre inacabado, y hace poco decidí pulirlo para el blog, supongo que movida por la necesidad de dejar algún testimonio personal de los últimos años. Siendo el uso del lenguaje un rasgo caracterizador del 15-M, se preguntaban en Valencia Plaza cuál era "la canción" del movimiento y yo me pregunto por su literatura, a través de que historias será interpretado y revivido pero, sobre todo, cuáles nos estamos contando ahora.

0 Comments: